Calentando motores

Eduardo Higuera

Si quien gobierna no es justo, aunque ordene que se practique la justicia no será obedecido.

Confucio

 

Si miramos con cuidado el período de casi 5 meses de pandemia en México es fácil ver que lo mejor, lo mas duro, lo más interesante del tema electoral no se encuentra en el pasado, sino en el futuro cercano. En los próximos 10 meses, para ser exacto.

Los motores de los diversos actores que incidirán en las elecciones de junio próximo ya están encendidos y en pleno calentamiento. Muchas de las estrategias y posiciones, de los discursos y las objeciones son muy claros, solo falta limar detalles y podremos verlos en acción en las veloces pistas de la arena política nacional.

Aquí un breve recuento de algunas de estas pruebas del deporte político-motor:

  • La institucionalidad reconocida. Las 24 de Le Mans.

Una vez que el INE ha vuelto a funcionar con su órgano de central de dirección completo y, tras el espaldarazo que la Cámara de Diputados les dio, el trabajo que espera al INE es enorme, complejo y desafiante. Como en cada jornada electoral, los días serán de 36 horas, los problemas se multiplicarán, no solo en por el objetivo mandatado de organizar las elecciones más grades y complejas de la historia sino por los posibles recortes y la evidente polarización que se enfrenta.

Esto será una verdadera prueba de resistencia, tanto para l@s pilotos del CGINE como para sus equipos de pits en toda la república. Los desafíos para capacitar, comunicar y explicar, el oficio político que se tenga para enfrentar los cuestionamientos y la pericia al volante de la institución organizadora de las elecciones será algo parecido a las 24 horas de Le Mans, cada día y con tres centavos de presupuesto.

  • La prudencia y la reserva. Lanzamiento del modelo 2021.

Lo que ocurrió en la cámara de Diputados durante el proceso de designación de las y los nuevos consejeros del INE nos muestra uno de los aspectos de los nuevos tiempos, que la ley electoral y la Constitución han marcado y trasciende la voluntad presidencial: es mas fuerte el interés por reelegirse que por seguir una línea dura y de confrontación.

Por el contrario, de forma prudente los coordinadores de las bancadas dieron su respaldo al comité de Selección y a las quintetas que generaron. De igual forma, el voto plenario demostró un consenso casi completo al momento de respaldar la institucionalidad.

Todo lo anterior tuvo un nivel de riesgo político medido, hacer enojar al líder humanista o evidenciar el manejo faccioso e ilegal de un grupo de políticos ante los electores que decidirán si los reeligen o no. El modelo con carrocería de prudencia se impuso para el próximo año. Veamos si sigue de moda al aprobar el presupuesto del proceso electoral.

  • La sociedad activada. La caravana automovilística.

La sociedad es el centro de la democracia, el origen y fundamento de la soberanía y la legitimidad de los gobernantes…al menos eso nos dicen cuando les conviene.

La verdad es que, históricamente, hemos establecido un círculo vicioso entre clase política y sociedad civil. Por una parte, la sociedad se ha mantenido mayormente conformista, generando eso que los estudiosos del tema llaman “inmovilismo social”, mientras que los grillos han hecho todo lo posible por que el statu quo se mantenga así.

Sin embargo, la sociedad está aprendiendo que no están solos y la mejor forma de incidir en un evento como las elecciones del próximo año es generar alianzas, fortalecernos, organizarnos y dejar de lado la idea de que no se puede avanzar por nuestra parte, sin tener que someternos al poder de algún líder iluminado, un partido con misión histórica, muy seguido vuelta histérica.

Las caravanas de autos, de camiones, de transportes de todo tipo que sirve de apoyo entre cada uno de sus miembros es el modelo, una caravana automovilística como las que organiza las grandes familias que salen a explorar el país en grupo, el mundo.

  • Los “guerreros” del camino, los rijosos.

Este grupo recuerda los clanes de motociclistas sin ley, tan famosos por películas como Easy Rider o actuaciones de un joven Brando.

Sin embargo, son, quizá, uno de los grupos más peligrosos para la carretera política, rumbo a las elecciones intermedias.

Sin ley, ni honor o ética, son capaces descarrilar cualquier proceso, con tal de lograr que su agenda se logre.

Si en su mente pensó “John Ackerman” y los ángeles morenos del infierno, es correcta su percepción. Sin embargo, a pesar de ser el más visible en medios, éste no es el único grupo que puede intentar descarrilarnos. Ojo a los que son menos famosos, pero igualmente fuera de la realidad y poco dispuestos a obedecer la ley.

 

@HigueraB

#InterpretePoltico

Posted in Editorial.