El negocio que nos salvará de la cuarentena

A pesar de la adversidad y lo que viene en camino, los gobiernos tiene la oportunidad de crear un nuevo orden de trabajo especializado que se puede realizar en estas fechas de encierro, este oficio es el de los repartidores de artículos. Si se hace correctamente este oficio puede salvar la economía de miles de personas que viven al día.

Si bien estamos en contingencia y evitando el contacto entre personas para no esparcir el virus, se puede hacer un departamento especializado de repartidores de artículos, que utilicen vestimenta especializada, ya sea de cascos de protección y ropa estilo laboratorio que evite el virus, para repartir mercancía de casa en casas.

La idea es hacerlo de una forma fácil y accesible para cualquier comerciante o emprendedor que se encuentra en casa y necesite enviar o recibir un articulo de su cliente.

Procedimiento

El procedimiento es llamar al repartidor o mandar whastapp para indicar domicilio para recoger y domicilio para entregar el pedido y acordar precio.

Llega el repartidor con una caja desinfectada donde el cliente entrega el producto, este se lleva a un centro especializado para desinfectar y matar toda bacteria o virus, para finalmente entregar al destinatario.

Para evitar contacto con las personas el repartidor debe de entregar la caja en la puerta, la persona toma esta caja coloca su articulo y después la deja a la entrada de la casa para ser recogida por el repartidor, nunca debe de haber contacto con el cliente.

La caja se lleva a desinfectar y posteriormente se entrega al destinatario, el repartidor al llegar al destinatario, deja la caja en la entrada, lo toma el destinatario y este tiene que regresar la caja para que el repartidor continúe con su recorrido. El repartidor manda mensaje por Whastapp y el cliente manda mensaje de Whastapp de entregado. Entonces se paga al repartidor vía electrónica

Formas de pago

por la contingencia y para darle velocidad el pago puede ser por transferencia bancaria o por Codi QR, en caso de no contar con Paypal, así se evita el contacto con las personas.

Se pueden hacer apps para poner esto en práctica, pero llevaría meses en crearlas y hay gente que necesita ya reactivar su economía en casa. Por este motivo es más fácil llamar por teléfono al repartidor o escribir por Whastapp para pedir el servicio.

Posted in Economía, Editorial.