My Twitter Feed

August 21, 2019

:

Información de última hora CDMX -

Viernes, marzo 17, 2017

LAS OCHO DE HOY -

Viernes, diciembre 23, 2016

AGENDA DE LA SEMANA -

Viernes, diciembre 23, 2016

EDITORIALES -

Viernes, diciembre 23, 2016

CRONOLÓGICO DE ENCUESTAS -

Viernes, diciembre 23, 2016

COLUMNAS POLÍTICAS Y FINANCIERAS -

Viernes, diciembre 23, 2016

ARTÍCULOS DE FONDO -

Viernes, diciembre 23, 2016

GESTIÓN DE GOBIERNO DE EPN -

Viernes, diciembre 23, 2016

LA REPÚBLICA -

Viernes, diciembre 23, 2016

REFORMA POLÍTICA Y LA CIUDAD DE MÉXICO -

Viernes, diciembre 23, 2016

PANORAMA ECONÓMICO -

Viernes, diciembre 23, 2016

REVISTAS, CULTURA E INTERNACIONAL -

Viernes, diciembre 23, 2016

LAS OCHO DE HOY -

Jueves, diciembre 22, 2016

AGENDA DE LA SEMANA -

Jueves, diciembre 22, 2016

EDITORIALES -

Jueves, diciembre 22, 2016

CRONOLÓGICO DE ENCUESTAS -

Jueves, diciembre 22, 2016

COLUMNAS POLÍTICAS Y FINANCIERAS -

Jueves, diciembre 22, 2016

ARTÍCULOS DE FONDO -

Jueves, diciembre 22, 2016

GESTIÓN DE GOBIERNO DE EPN -

Jueves, diciembre 22, 2016

LA REPÚBLICA -

Jueves, diciembre 22, 2016

Yoshio728x90

EDITORIALES

Editorial

Editorial El Universal / El paso necesario

La relación bilateral más importante que tiene México es la que se da con Estados Unidos; lo que ocurra en esa nación tiene un impacto aquí, para bien o para mal. Por ese motivo, la invitación a visitar el país que se le hizo a Donald Trump era un paso necesario para tender puentes con una de las dos personas que pueden llegar a ocupar la presidencia estadounidense y que ha mostrado una mala imagen -equivocada- de México y de los mexicanos (…) Si bien la actitud que mostró el republicano se alejó de la estridencia que lo ha caracterizado, incluso llamó “amigo” al presidente Enrique Peña Nieto y expresó por primera vez la disposición a trabajar de manera conjunta con el país en la lucha contra el narcotráfico y para que ambos países resuelvan el problema de la inmigración ilegal, horas más tarde, en Arizona volvió a enfatizar sobre la construcción del muro y anunció la deportación inmediata de 2 millones de indocumentados de ganar la presidencia.

 

Editorial La Jornada / Difícil de entender

La sorpresiva visita del candidato presidencial republicano de Estados Unidos, Donald Trump, al presidente Enrique Peña Nieto causó desde su anuncio, menos de 24 horas antes, un inocultable malestar en la sociedad y un azoro casi unánime en el país. Tales reacciones tienen que ver, desde luego, con las sistemáticas agresiones en contra de México y de los mexicanos con las que el magnate ha buscado seducir el voto de sectores reaccionarios, racistas y xenofóbicos que, por desgracia, son numerosos en su nación (…) Pero, más allá de las inadmisibles posturas de Trump, la invitación a los dos aspirantes presidenciales de Estados Unidos -atendida de inmediato por el republicano, y que la demócrata Hillary Clinton aún no ha aceptado ni rechazado- resulta un gesto inusitado cuyas motivaciones no es fácil comprender porque pone a México y a su Presidencia en el terreno de los forcejeos electorales estadunidenses y lo coloca como objeto de disputa en la contienda presidencial que se desarrolla al norte del río Bravo.

Comments are closed.